top of page

El precio del color, "Impuesto rosa"



El "impuesto rosa" o "Pink Tax" es un término que se utiliza para referirse a la práctica de cobrar precios más altos por productos y servicios que están dirigidos específicamente a mujeres, aunque estos productos o servicios son esencialmente iguales o muy similares a los dirigidos a hombres, 🤬 se lo llama de esta forma ya que el color rosa desde un punto de vista de marketing y mercadotecnia se lo relaciona directamente con las mujeres.

Alguna vez has escuchado que un producto cueste mas caro solo por ser rosa?.

Origen

El término "Pink Tax" o "Impuesto Rosa" se utilizó por primera vez en los Estados Unidos en la década de 1990 para describir la práctica de cobrar precios más altos por productos y servicios similares destinados a mujeres, pero se popularizó en la década de 2010 después de que se llevaran a cabo varios estudios y encuestas que demostraron con datos reales estos hechos.


El impuesto rosa es visto como una forma de discriminación de género, ya que implica que las mujeres están siendo cobradas de más por productos y servicios similares a los de los hombres.

En algunos casos, el impuesto rosa puede deberse a la simple diferencia de precios entre productos de diferentes marcas, donde los productos destinados a mujeres tienen un precio más alto debido a la marca o el diseño. Esto se debe a que los fabricantes pueden aprovechar la disposición de las mujeres a pagar más por productos que se consideran específicamente "para mujeres", hay productos que están destinados a mujeres, como los productos de cuidado personal y de higiene femenina, que se consideran necesidades básicas para muchas mujeres, pero que aún están sujetos a impuestos.

Desde la perspectiva de la mercadotecnia

La práctica del impuesto rosa se relaciona con la segmentación de mercado y la diferenciación de productos en la mercadotecnia. Las empresas dividen su mercado por género, creando productos y servicios específicos para hombres y mujeres, con el fin de atraer a diferentes segmentos de la población y aumentar sus ganancias. Sin embargo, en algunos casos, esta segmentación de mercado se traduce en precios más altos para los productos destinados a mujeres. Esto se debe a que los productos para mujeres a menudo se consideran "especiales" o "de lujo" Por ejemplo, en la industria de la belleza 💅 y el cuidado personal, los productos en ocaciones se presentan con una estética más suave, con tipografía y colores más "femeninos", como rosa o morado pastel. Los productos para hombres, por otro lado, suelen tener un diseño más sólido y robusto, con tipografía y colores más oscuros y fuertes.

Sin embargo, algunos diseñadores están trabajando para cambiar esta práctica y crear diseños más inclusivos y neutrales en términos de género. En lugar de utilizar estilos visuales estereotipados, están creando diseños que sean accesibles y atractivos para todos los géneros. De esta manera, se espera que se reduzca la práctica del impuesto rosa.

En algunos países, como Estados Unidos, algunos estados han prohibido el impuesto rosa en ciertos productos, como productos de higiene femenina.

Related Posts

See All

Comentários


bottom of page